Vivir en la era del Remix

El manifesto del Remix:

  • 1.- La cultura se construye del pasado
  • 2.- El pasado siempre tratará de controlar el futuro
  • 3.- Nuestro futuro se convierte en algo menos libre
  • 4.- Para construir sociedades libres, tienes que limitar el control de pasado.

Vivimos en la era del Remix. Parecería que no lo sabes, pero remezclas todo en cada momento. Si hoy te pones una playera de Nirvana, una gorra de Bob Esponja y unos tenis Converse, estas haciendo una entera mezcolanza de cultura que se te ha enseñado por toda tu existencia. Cuando abres tu red social favorita, estas a punto de mezclar todo tu conocimiento de la cultura popular en un segundo. Vas a hacer un Tik Tok: Empiezas primero con demostrar que tienes la ropa adecuada. Buscas el ‘trend’ de moda, que puede llevarte a la canción más reciente de Bad Bunny o una mezcla de Michael Jackson con la canción «Culo» de Pitbull. Los movimientos están ahí… Solo crees que tus movimientos serán mejores, pero empiezas a reproducir las mismas ideas.

En el 2007, el director Brett Gaylor dirigió el documental «RIP: A Remix Manifesto», un estudio minucioso de como los derechos de autor estaban censurando una parte de la creatividad de las personas. Sobre todo en el hecho de poder utilizar algo hecho y modificarlo de cierta forma para darle un nuevo sentido. Y puso el mayor ejemplo en uno de sus artistas favoritos y pocos conocidos: el DJ Greg Gillis AKA «Girl Talk».

Girl Talk era un ingeniero bio-médico que le gustaba trabajar en un laboratorio haciendo mezclas de químicos, pero por la noche podía demostrar su real pasión al hacer lo que en el ámbito musical se conoce como «Mashups»: canciones que pueden mezclarse al mismo tiempo para poder crear una nueva. No es una idea original: Los primeros grandes ‘mashuperos’ estaban en el Bronx en 1974, cuando DJ Kool Herc, en sus famosas fiestas clandestinas, descubrió que las canciones más largas podían ser utilizadas en su base rítmica para acoplar la otra y que el público se volviera loco y no dejara de bailar. Grand Master Flash y Afrika Bambaataa refinaron su arte con obras maestras de las mezclas como «The Message» o todo el disco de «Planet Rock» de 1982, usando bastantes ritmos de la obra de los pioneros de la electrónica: Kraftwerk.

La fiesta interminable

Girl Talk puede considerarse un genio musical. Además del documental de Gaylor, también apareció en «Good Copy, Bad Copy», otro documental sobre el uso del uso justo de material con copyright y la naciente idea del material de uso libre, que ha sido defendida por asociaciones como «Creative Commons». El artista suele tener un track de cinco minutos donde puede utilizar una media de 25 canciones y alternar pistas de Black Sabbath, Britney Spears o Steve Winwood con las rimas de Notorius B.I.G. , Ludacris o Soulja Boy. Las presentaciones son frenéticas, haciendo que el público suba al escenario y se fusione con el, quien solamente necesita una computadora para que la fiesta sea realmente interminable.

Pero, como bien dice los documentales, todo tenía un precio. Girl Talk era uno de los artistas más demandados por las compañias disqueras. En la era previa a Spotify y con el caso Napster todavía fresco, Gillis sabía que un remix suyo no podía sacarse de manera comercial. AudioMulch era su templo, y las presentaciones clandestina, su forma de subsistir. Todo se resolvió cuando sus abogados consideraron que estaba haciendo un movimiento llamado «uso justo». Solo una parte de la canción en un lapso de tiempo que podía utilizarse sin reclamar derechos de autor.

El pasado y el futuro por fin se mezclan

Hoy, el uso de cualquier tipo de canción en redes sociales como Instagram, Tik Tok o Facebook es lo más común. Incluso, estas aplicaciones tienen ya un listado de música precargada para que la insertes en tus historias o reels. La plataforma de los videos cortos ha ido más lejos y permite que sus usuarios puedan subir el audio que más deseen. Por eso, en los últimos grandes trends, hemos escuchado mashups Neil Sedaka, The Shangri-Las o The Noisettes. Quizá muchos de sus usuarios lo utilizan por lo que pueda significar para su historia, pero la pelea por mezclar el pasado y el futuro es realmente fabuloso, porque quizá alguien con más curiosidad pudo haber buscado la canción original.

Los sampleos y el mashup ya no es exclusivo de DJ o artistas con toque experimental. Ya no es un Dr. Dre o Jay Z dandole consejos a Kanye West de que mezcle a Lauryn Hill o Daft Punk. La forma en como utilizas tu cultura general, no solo en la música, ha logrado que tengamos una libertad creativa como nunca en la historia de la humanidad. Y es momento de honrar el pasado, más no seguir controlado por el.

Girl Talk y otros pioneros deben ser recordados. Y como bien dice el manifiesto del Remix, debemos seguir utilizando lo que se nos ha enseñado para ser libres. Para ser creativos y para poder satisfacer nuestro derecho a decidir. Seguirán las peleas por los derechos de autor (mucho de ello en páginas como Youtube), pero el alcance de un artista ya no se limita totalmente a las ventas de discos, de donde el copyright era amo y señor.

Bienvenidos a la era del Remix. Y los dinosaurios no pueden vivir para siempre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close