Los emos no desaparecimos, el Post Punk nos hizo más fuertes

La década de los 2000 no fue mala, vivimos muchas cosas interesantes y escuchamos música que si cambio al mundo de alguna o de otra manera, destacando en nuestro país la explosión de bandas como Zoé, Porter o los desaparecidos Austin TV o Los Dynamite, pero existió una sub-cultura que revolucionó y enfadó a mucha gente en México y alrededor del mundo: Los Emos

Los emos vestíamos diferente, escuchábamos música distinta y pensábamos de otra manera, los pantalones entubados, las playeras justas y el cabello largo cubriendo gran parte del rostro marcó a una generación de jóvenes que aprendimos que crecer era duro y no estábamos listo para eso, en algún punto nos negábamos a crecer pero todo es inevitable y terminamos cediendo.

El movimiento murió apenas un par de años después del boom cuando en la Glorieta de los Insurgentes los emos fueron encajonados afuera del metro de la Linea 1 del metro de la Ciudad de México por un grupo de punks y/o metaleros que acabaron con la ilusión de los jóvenes de 15 a 17 años que en ese momento no nos sentíamos identificados y que nuestra comunidad era, en algunos casos, lo único que teníamos.

Musicalmente las bandas como Fall Out Boy, My Chemical Romance, The All-American Rejects, Panic At The Disco, Paramore o Panda, Allison, División Minúscula entre otras cambiaron conforme la sub-cultura o tribu urbana (como malamente se le denomino en México) se fue apagando hasta que, en el caso de pocas de estas agrupaciones, terminaron despareciendo.

Aún así “los emos” no desaparecimos, aprendimos de las circunstancias y nos adaptamos a una realidad diferente, en pocas palabras crecimos y conocimos un sin fin de posibilidades para mantener esa llama encendida que comenzó a mediados de la primera década del siglo XXI y fue el Post-Punk quien rescató a toda una generación.

Hoy los nuevos adultos de entre 25 y 29 años vamos al Centro de Salud, le caemos al UTA Bar o buscaremos la manera de ir a la nueva locación del Under, la música cambió pero en lugar de avanzar retrocedimos y encontramos en el bote de la basura de mediados de los años 70 y de los 80´s el sonido que nos identifica como generación: El Post-Punk.

Bandas como Joy Division, Siouxsie & The Banshees, Bauhaus, Talking Heads, Echo & The Bunnymen y muchas más regresaron a los reproductores de una adolescencia pasada a través de la oscuridad del emo pasada a los matices grises del post punk en la etapa mas madura de nuestras vidas, los colores desaparecieron para muchos de nosotros a la hora de vestir y nuestros outfits basados en colores oscuros nos identifican como aquella generación que lo tuvo todo y termino con nada.

Los emos no desaparecimos, mutamos, el post-punk nos acogió y aunque no tengamos el fleco tapando mas de la mitad de nuestro rostro y nuestros pantalones ya no parezca que entraron gracias a una clase de calzador o por arte de magia, seguimos teniendo la “oscuridad” en nuestros corazones en pocas palabras sólo observamos desde las sombras esperando nuestro momento así que si tu amigo de más de 20 que hoy escucha a bandas como Motorama, Soviet Soviet, Molchat Doma, Human Tetris o Lebanon Hanover piensa que dentro de ti, muy en el fondo, sigue ese emo de la secundaria que tratarse de ocultar pero simplemente no puedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .