DISCOS DEL 2020 QUE MERECEN SER ESCUCHADOS EN ESTA CUARENTENA

Ya que hay tiempo de sobra en esta cuarentena por el COVID-19 nos dimos a la tarea de escuchar y colectar aquellos álbumes destacados en lo que llevamos del año (Enero, Febrero y lo que va de Marzo). Compartirlos con ustedes para que maten el tiempo, descubran algunos artistas y discos a los que vale la pena prestarles atención.

MUUK – BALBUCEO

Locura, futurismo, caos, frenesí; son todos los rubros que conforman BALBUCEO. La banda surgida en la Ciudad de México manifiesta por medio de la experimentación su identidad. En la que voces susurradoras junto con secuencias y sintetizadores se ensamblan con guitarra, bajo y batería para crear una atmósfera llena de nebulosidad e intensidad.

Es para enaltecer lo que presenta MUUK adentrándose en sonidos poco explorados en nuestro país, provocando que los tengamos entre ceja y ceja.

HOLY FUCK – DELETER

Los originarios de Toronto, Canadá, marcan una línea de total madurez con DELETER, en donde suenan con desenvolvimiento y se atreven a incluír las voces de Alexis Taylor (Hot Chip), Angus Andrew (Liars) y Nicolas Allbrook (Pond). El desprendimiento de las melodías logran un punto medio entre la electrónica y el rock, incitando de inmediato a fantasear con una pista de baile debajo de tus pies.

DESTROYER – HAVE WE MET

La voz directa y melancólica de Dan Bejar es acompañada por sintetizadores presentes en todo el disco, construyendo un escenario de elegancia. Cada frase compuesta para Have We Met es un susurro de confesiones; “salir, venir afuera, donde sea que estés. Pero no lo haces, los muertos no salen, los muertos giran y gritan en un mundo invisible”.

La dualidad del álbum es una propuesta interesante, por un lado la construcción de sonidos divertidos contrastando con una sobria voz y letras profundas, involucrándonos en una dimensión de intimidad.

JEFF PARKER – SUITE FOR MAX BROWN

La creación del álbum es una mezcolanza; tintes de jazz clásico adhiriéndose a un jugueteo experimental, con el sello y creatividad de Jeff, sin rebasar la línea de lo burdo y pretencioso.

Es la experiencia musical del estadounidense el reflejo de “Suite for Max Brown”, desbordado de ideas y herramientas utilizadas para ir de arriba hacia abajo, de derecha a izquierda en nuestra mente. Encontrando elementos escondidos entre emotivas ejecuciones instrumentales y samples que van desde palmadas a sonidos más elaborados.

REAL ESTATE – THE MAIN THING

El quinto álbum de la banda originaria de New Jersey es ligero y mantiene la esencia de sus antigüos trabajos, sin arriesgar pero utilizando la fórmula de la efectividad.

THE MAIN THING” contiene tintes folk en su estructura, sin abandonar su apego al indie rock, presentando un disco que no explota en el éxtasis pero tampoco se queda en la flaqueza. Real Estate es garantía, es de las bandas que mantienen un equilibrio, no se aventuran porque tienen definido lo que buscan en su sonido.

JAY ELECTRONICA – A WRITTEN TESTIMONY

El rapero entrega su disco debut, después de lanzar cuatro sencillos entre el 2009 y el año pasado. El álbum contiene 10 canciones que cuentan con la colaboración de Jay-Z, James Blake, Travis Scott y The-Dream.

“A Written Testimony” está lleno de texturas, en donde el instrumento principal es la voz, como es común en el rap. El género se ha encargado de crear atmósferas más trabajadas y producidas, jugueteando con el fondo sonoro, con la finalidad de generar escenarios más complejos y contrastantes.

Precisamente ese es el enigma y gozo que origina este tipo de emulsión ; por un lado la clásica ejecución de la palabra en el rap, conjugada con samples, guitarras melódicas, voces gospel y ritmos latinos. Como algunos de los elementos que componen el estreno del estadounidense.

AGAINST ALL LOGIC – 2017-2019

Es el segundo disco del compositor y productor chileno-estadounidense Nicolas Jaar bajo el seudónimo All Against Logic, al que no pareciera terminar con sus ilusiones sobre la construcción y aspiración de reinventarse al ir perfeccionando su don con las máquinas inteligentes.

2017-2019 trabaja como un enlace extraordinario, pista con pista se jalonean para aparentar estar unidas, como si fuera un solo track de 45 minutos, por lo que el ritmo y coherencia de cada pista es simétrico.

La capacidad de Jaar lo ha llevado a tener un sonido que lo distingue, mezcla su tradicional sonido industrial con ambientes mas digeribles y dance. Precisamente ahí está una de las claves para reconocer su trabajo, proporciona su ingenio y perspicacia con ritmos adherentes en los que fácilmente podría ambientar clubes nocturnos e invadirlos de placer y paranoia.