A medida que cada vez más nos acercamos al término de la segunda década del siglo XXI, podemos constatar la existencia de gran una constelación de géneros musicales, varios de los cuales surgieron a inicios de la década de los 50 (así fue con el rock), como de otros que caracterizaron a toda una época (la electrónica en  los años 80). Incluso hoy somos testigos de convergencias y fusiones jamás imaginadas como el synth pop o el vapor wave que hicieron su aparición en los últimos quince años; sin embargo, en los días que corren hemos visto la consolidación y aceptación, por parte de un nicho melómano específico,  de un género que ha logrado establecer una auténtica ruptura con la tradición y probar por fuera los a veces estrechos parámetros del rock; nos referimos a al punk, y a su expresión más acabada: el post punk.

Ahora bien, ubicar la historia del post punk en México, nos llevaría inevitablemente  a situar esta pauta musical en el contexto del origen del rock mexicano en la segunda mitad del siglo XX. Desde  la aparición del primer trío que conjuntó los elementos rítmicos del Rock and Roll, Los trincas, con su versión del “Boogie de Bethoven”, pasando por el Festival Rock y Ruedas de Avándaro en 1971, que dio pie a lo que Parménides García Saldaña, escritor de la celebérrima novela Pasto verde, llamo primeros hoyos fonky, donde la clandestinidad fue el denominador común y caldo de cultivo para el acaso más contestatario de los géneros del rock.

images (1)

Sería José Agustín, el mejor representante del movimiento de la Onda, nuestra literatura a lo Jack kerouac o William Burroughs, quien en su obra La contracultura en México (1996) hará mención por primera vez de los movimientos contraculturales surgidos en México, explicando la contracultura no sólo como un acto que lucha contra un sistema opresor, sino como una manifestación con la cual los jóvenes se apropian de los espacios, (tianguis, foros culturales, etc.) y para dar rienda suelta como a las pulsiones más reprimidas y expresando sus ideales, emociones e incorrección. Cualidades asimiladas en un subgénero, post punk, y reinventadas  por “bandas un poco menos viscerales que sus abuelos de los años setenta”.

Así pues han surgido en México, durante los últimos años agrupaciones como I Can Fly (2015), Mementum (2017) o Werner Karloff (2016) demuestran la evolución del género frente a las primeras bandas que surgieron y se caracterizaron por realizar covers e interpretar sus propias canciones en español, como Lady Bleed, considerada la banda que inaugura el punk mexicano (1979), o Tungas (2005) y su ambivalencia punk-rock.

Sin duda, los exponentes de la nueva escena post punk de nuestro país jamás se quedarán atrás ante la obligación de revitalizar y la revolución comenzada a finales de los setenta y principios de los ochenta por The Slits, Joy Division, The Fall, entre otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.