Pensar de manera crítica en el pasado generó todo tipo de reacciones; la historia se repite, de la misma manera la reflexión siempre queda en el aire o en la opinión de usted lector o lectora. Al entrar en este espacio, en donde se habla siempre o la mayoría de las veces en una alternativa a todo lo existente, la sintonía es clara, la conexión es fuerte y las razones son variadas, ya sea que no le gusta lo que las grandes industrias le están ofreciendo o con más sencillez sólo busca escapar de la monotonía de la misma, como si no fuese suficiente con la rutina a la que estamos condenados.

Quiero confesar que hace un mes yo no conocía a Mark Lanegan, en el tiempo en que he escuchado materiales similares nunca había llegado a ese nivel, ninguno de mis amigos había puesto una canción de él o comentado antes sobre sus letras y estilos. Luego de investigar a profundidad, escribir de manera superficial sobre sus obras e historia en notas anteriores y sobre todas las cosas, escuchar su trabajo, me he estado preguntando ¿por qué hemos dejado de lado a tanto potencial?

La industria que más éxito tiene hoy, en especial la que ha generado mi tan amado conjunto de países latinoamericanos incluido México no me gusta, me refiero al reguetón, al ‘trap’ y sus vertientes; yo reconozco que incluso algunos de mis grupos favoritos han pecado de monotonía. Mark Lanegan es una leyenda, no por haber sido esa parte fundamental de la música grunge, rock, hard rock, sino por la manera en que escribe y toca la música, una persona que al estilo de Forrest Gump ha contribuido sin querer en las más grandes y reconocidas escenas de la historia. Ese alguien que sigue teniendo su propia esencia a pesar de encontrarse en los distintos géneros de los que ha sido partícipe, alguien sencillo que va por la vida sin inflarse a pesar de saber su lugar en la historia, quizás por el amor tan grande a su trabajo o por respeto al mismo.

Es algo común que las personas exijan materiales sencillos, medio huecos y aman comprar la idea del sexo, el dinero y el supuesto poder. En su tiempo, la película animada del Gigante de Hierro tuvo que enfrentar la realidad cuando fracasó en taquilla y aunque parezca increíble porque ahora es una película de culto, el presidente de ese entonces en la empresa Warner Bros, Lorenzo Di Bonaventura, explicó que no hacían películas más inteligentes porque: “cada vez que lo hacían eran masacrados”. Pareciera que las personas dejamos de entender la música y nos dedicamos a sólo escuchar sin reflexionar acerca de los mensajes que nos transmiten, las ideas y lo que buscan sus autores con sus distintos tonos y maneras de crear pasión por la misma.

Lanegan vendrá a México el cinco de septiembre. Ya hicimos la invitación a asistir, ahora yo pongo sobre su mesa algunos argumentos para considerar su visita y aunque suene a que irá a ver a un museo viviente, trate de escuchar su trabajo y si le gusta dese la oportunidad de conocer por su propia cuenta la razón por la que he dicho que olvidamos al rock.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.