El Plaza Condesa, escenario donde los fans de Tokyo Ska Paradise Orchestra se dan cita para volver a bailar, emocionarse y disfrutar de una de sus bandas favoritas, ya sea por lo enérgico, por la variedad y originalidad de su música o por el gran carisma que muestra cada uno de sus integrantes.

La gente aglomerándose frente a la entrada del lugar contrasta con las calles tranquilas y casi solitarias, las personas están afuera esperando la llegada de sus amigos o simplemente mirando los puestos que venden objetos de la banda de ska japonés (e incluso se ve una que otra playera hasta de Zoé).

Hacen acto de presencia fans de todas las edades, un niño posando para la foto del recuerdo, un señor mayor con lo que parecen ser sus nietos e incluso pueden verse familias completas que vienen a disfrutar un poco de música ska en vivo. No podían faltar las personas japonesas que querían presenciar una pizca de su cultura en un lugar lejos de casa.

Al momento de entrar me doy cuenta que el lugar ya se encuentra parcialmente lleno; personas conversando, otras más comprando cerveza y sin duda alguna se nota la impaciencia y emoción porque el concierto dé inicio. Comienza el movimiento en el escenario, sólo que está oscuro y no se distingue bien, pero al poco rato los asistentes comienzan a silbar, mientras otros gritan “¡Tokyo!”. Finalmente la banda salta al escenario y el público se desvive por ellos.

No había persona que no bailara y saltara al ritmo de “5 Days of Tequila”. Aplaudían cada gesto, movimiento y por sobre todo la forma en la que cada uno de “Skapara” (llamada así por sus fans) toca su instrumento. Cada que termina una canción se escuchaban cientos de voces coreando un “Ohe, ohe, ohe, ohe Tokyo, Tokyo!”.

No podía faltar la canción “Paradise Has No Border” la cual puso a bailar a los pocos asistentes que quedaban sin moverse de su sitio.

Poco a poco llegó el turno de cada integrante para presentar un “solo” frente a sus fans. Takashi Kato (guitarrista) tiene un duelo de instrumentos con Atsushi Yanaka (saxofonista) en el cual fingen que tanto la guitarra como el saxofón eran distintas armas. El público comenzó a saltar y el piso temblaba ligeramente.

De pronto aparece en el escenario una chica que releva a Motegi en la batería, resulta ser Kavka Sishido (cantante con ascendencia japonesa nacida en México). Después de tocar la batería acompañando a Tokyo Ska es presentada ante el foro por un Motegi hablando español apoyándose en un papelito que llevaba en la mano con el que aseguraba que Sishido tocaba mejor que él. Ella estaba ahí para cantar “Remember Me” la cual es una adaptación de la canción original de la película Coco.

Llegó el momento de utilizar el micrófono como katana para interpretar “Samurái Dreamers” y una vez más las ovaciones fueron para Takashi Kato por la manera en que prende a sus fans cada que toca un acorde con su guitarra eléctrica.

Casi al frente del escenario una niña bailaba en los hombros de su acompañante (probablemente su padre) demostrando que la música de Tokyo Ska Paradise Orchestra no discrimina edades.

En el escenario apareció una nueva invitada, ILE, a interpretar “Te Quiero con Bugalú” y “Taki Gake No Ame”. Las ovaciones hacia la cantante puertorriqueña se escuchaban por todo el lugar. Ella se despide con un “¡Viva México, cab#$%+%!”.

Al momento de interpretar “In a Sentimental Mood” Yuichi Oki (tecladista) realizó una introducción en solitario que emocionó al público y él al sentir esa emoción comenzó a tocar cada vez más rápido (sin perder los acordes) los teclados que llegó un momento en el que al querer levantarse casi tira los instrumentos.

Cada gesto de los integrantes era motivo de aplausos, gritos y aclamaciones.

Después de algunas canciones más Tokyo Ska Paradise Orchestra comenzó a despedirse, regalan plumillas y hacen reverencias a todos los asistentes. Las personas no se mueven de su lugar y siguen pidiendo más de “Skapara”. No pasaron ni cinco minutos cuando la banda regresa al escenario para complacer a sus fans.

Uno de los asistentes les da una bandera de México y comienzan a tocar “Cielito Lindo”. Todos al unísono corean, con las voces llenas de emociones, la canción que muchos dicen es nuestro segundo himno nacional.

“Skapara” toca una última canción para el Plaza Condesa y con Hajime Ohmori (percusiones) colocándose una máscara de luchador inició “Tongues of Fire”. En un extremo del escenario un grupo de personas realizan el famoso “slam”.

Llegó el momento de decir adiós, no sin antes tomarse la foto del recuerdo con los integrantes de espalda al público para que este apareciera.

Tokyo Ska Paradise Orchestra se despide entre aplausos, gritos de “ohe, ohe, ohé Tokyo, Tokyo”. La gente se dispuso a salir del lugar con emoción, pero también con ansia de volver a vivir el espectáculo que es “Skapara” cuando suben a un escenario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.